Cuidador de perros en la zona norte, con amor y dedicación.

Slider 20151121 171106
Luna, el perro de Adriana
Servicio Recogida y/o entrega a domicilio Tarifa *
Alojamiento No 15 €
Periodos festivos 18 €
Paseo Incluida en la tarifa
Distancia máxima: km
8 €
Periodos festivos 11 €
Guardería de día No 12 €
Periodos festivos 15 €

* Las tarifas no incluyen la comisión de Gudog.

Disponibilidad actualizada hace 9 días

  • Disponible para reservas
  • No disponible

Los animales son mi pasión, en especial los perros, pasearlos y cuidarlos no es un trabajo sino un gusto, tengo experiencia con pequeños animales, soy Medica Veterinaria Zootecnista de la Universidad Cooperativa de Colombia, he trabajado en clínica de pequeños animales durante 2 años creando experiencia en el manejo de perros, y detectando enfermedades a tiempo adecuado para su manejo, durante toda mi vida he tenido mascotas a mi cuidado y los educo con mucho amor, colaboro con fundaciones que tienen animales rescatados en condiciones de abandono, promocionando eventos para recaudar fondos, alimentos y medicamentos para ayudar a estos pequeños sin hogar. Para mi es un honor poder ver esas colitas felices cada dia y poder dar tranquilidad a los propietarios que sus hijos peluditos están siempre en buenas manos y felices

Valoración media
Tarifa de Alojamiento 15 € / noche
Tarifa de Paseo 8 € / hora
Tarifa de Guardería de día 12 € / día
Localidad Alcobendas
Dirección Calle De Las Islas Bikini
Tipo de casa Piso
Zonas Exteriores Terraza
Superficie de Zonas Exteriores 1500 m²

Opiniones de otros clientes sobre Adriana


& Nicolás

Rating:
Noviembre de 2018

Recomiendo 100% a Adriana, es muy puntual, siempre manda fotos y videos de los paseos y guarderías y trata muy bien a Nicolás, estoy muy tranquila al saber que Nicolás está con ella.


& Gala

Rating:
Noviembre de 2018

Muy buena con los perros. Han estado encantados con ella y ella con ellos. 😀😀


& Sansón

Rating:
Octubre de 2018

Adriana fue muy agradable, nuestro perro estuvo encantado con ella, muy tranquilo y sin lloros ni dramas en la despedida. Se adaptó muy bien a nuestros horarios y estuvo disponible cada vez que la escribimos. Si necesitara una cuidadora de nuevo no lo pensaría, la llamaría a ella.